Una terapia celular ayuda a tres bebés con espina bífida
x

Estonia

Hungary (Lab)

Italy

Latvia

Lithuania

Luxemburg

Poland (Lab)

Portugal (Lab)

Romania (Lab)

Spain (Lab)

Switzerland (Lab)

Turkey (Lab)

Albania

Bosnia & Herzegovina

Croatia

Denmark

Egypt

Kosovo

Macedonia

Montenegro

Serbia

Slovenia

Sweden

Ukraine

United Kingdom

Blog

Una terapia celular ayuda a tres bebés con espina bífida

 AdobeStock_306586119.jpg

 

La espina bífida, se produce cuando el tejido de la columna vertebral no se fusiona correctamente durante el embarazo. Este defecto congénito puede provocar una serie de discapacidades cognitivas, motoras, urinarias e intestinales de por vida. Actualmente en España 10 de cada 10.000 recién nacidos presenta alguna malformación del tubo neural, y 5 de estos 10 pacientes son afectados por espina bífida. El diagnóstico de esta malformación se lleva a cabo de una ecografía durante la etapa del embarazo. La mayoría de estas personas son sometidas a alguna cirugía después del nacimiento ya que puede ayudar a reducir algunos de los problemas, pero la cirugía o la terapia celular realizada antes del parto puede incluso prevenir la gravedad del daño espinal en el futuro bebé, ya que durante el transcurso del embarazo esta deformación se va acentuando.
Ahora, un equipo de UC Davis Health (EE.UU.) ha conseguido corregir con una terapia celular la espina bífida de tres bebés antes de que nacieran. Este innovador tratamiento, se administra mientras el feto aún se está desarrollando en el útero de la madre, por lo que el tratamiento podría mejorar la calidad de vida de muchos pacientes en el futuro.

Durante la primavera del 2021 se formó un ensayo clínico conocido como «CuRe Trial»: Cellular Therapy for In Utero Repair of Myelomeningocele». «Llevo casi 25 años trabajando para que llegue este día», afirma Diana Farmer, principal investigadora del estudio y cirujana fetal, profesora y catedrática de cirugía en UC Davis Health.

A principios del año 2000, esta misma investigadora lideró otro ensayo clínico llamado Management of Myelomeningocele Study, en el que previamente se demostró que la cirugía fetal reducía los déficits neurológicos de la espina bífida. Muchos de los niños que participaron en el estudio mejoraron, pero seguían necesitando ayudas como sillas de ruedas o aparatos ortopédicos. Farmer contrató a la bioingeniería Aijun Wang específicamente para que le ayudara a llevar ese trabajo al siguiente nivel, y con ese motivo empezaron a trabajar juntas en el Laboratorio de Bioingeniería Quirúrgica de UC Davis Health, donde querían investigar formas de utilizar las células madre y la bioingeniería para mejorar los resultados.

Farmer y Wang llevan más de 10 años trabajando en su novedoso método de utilización de células madre en la cirugía fetal, y durante ese tiempo, los modelos animales han demostrado que la terapia celular es capaz de prevenir la parálisis asociada a la espina bífida, y que las células madre trabajan para reparar y restaurar el tejido espinal dañado.

Cuando Emily y su marido Harry se enteraron de que iban a ser padres, no esperaban que hubiera complicaciones en el embarazo, pero al saber que su bebé en desarrollo sufría espina bífida, les hablaron del ensayo CuRe y no dudaron en participar en él. «Uno de mis primeros temores era no poder verla, pero me la trajeron. Pude ver cómo movía los dedos de los pies por primera vez. Fue muy reconfortante y un poco fuera de este mundo», dijo Emily.
Para Farmer, este día es lo que había esperado durante mucho tiempo, y llegó con sorpresas. Si Robbie, su bebé, no hubiera recibido tratamiento, hubiera nacido con parálisis en las piernas.

 

Fuente: https://www.abc.es/salud/enfermedades/nacen-tres-bebes-sanos-gracias-terapia-celular-20221007172534-nt.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.abc.es%2Fsalud%2Fenfermedades%2Fnacen-tres-bebes-sanos-gracias-terapia-celular-20221007172534-nt.html